Los dos factores principales en la decisión de comprar un libro

Cuando se ojea un libro en una web o en una librería pueden existir dos factores principales que influyen en la decisión de comprar un libro:

El primero, una buena portada

El segundo, las primeras páginas del libro.

La introducción debe estar escrita de manera muy cuidadosa, utilizando un vocabulario correcto y una corrección ortotipográfica impecable. Además, la línea de apertura es fundamental para cautivar al lector, cuya función principal es la de captar la atención. Para conseguirlo puedes presentar al personaje principal, que ocurra algo verdaderamente impactante o introducir una frase que marque el tono de la historia.

A continuación tienes unos ejemplos para que puedas observar como otros autores han cumplido exitosamente estos propósitos:

Para colmo, el mal tiempo. Se nos echaba encima en un solo día, al acabarse el otoño. Teníamos que cerrar las ventanas de noche por la lluvia, y el viento frío…;Paris era una fiesta, Ernest Hemmingway

Nadie lo vio desembarcar en la unánime noche, nadie vio la canoa de bambú sumiéndose en el fango sagrado, pero a los pocos días nadie ignoraba que el …;Las ruinas circulares, Borges

Todo empezó por un número equivocado, el teléfono sonó tres veces en mitad de la noche y la voz al otro lado preguntó por alguien que no era él, Paul Auster

Al introducir un personaje en el párrafo inicial hay que asegurarse de que el lector pueda conocerle y sentir lo que él siente. Si quieres proporcionar pistas sobre los hechos relevantes de la historia hazlo un poco más adelante. También tienes que decidir si es mejor introducir el personaje principal desde el principio o reservarlo para después. Un protagonista es el personaje más relevante de la obra, seguido por el antagonista que debe entrar en conflicto con él. Para ello es necesario que tengan personalidades diferentes haciendo tu historia más convincente.

No debés olvidar que todos los detalles cuentan: el tiempo, el lugar, las circunstancias… No es cuestión de describir todo en las primeras 10 páginas, pero sí preparar al lector para lo que viene más tarde. A medida que avance la historia revela los detalles poco a poco.

Una buena idea a la hora de realizar estas primeras páginas es consultar tus libros preferidos e iniciar una lectura de las 30 a 50 páginas con las que comienzan. Al leerlas puedes ir apuntando lo que te sugieren y tomando nota de las ideas que te sean de ayuda para desarrollar tu trabajo. No se trata de copiar el estilo, sino aprender de ello y sacarle el máximo partido.

Si quieres más información sobre este tema te invitamos a que consultes First 50 pages de Jeff Gerke, guía muy útil para evitar que tus lectores queden desorientados, frustrados o aburridos después de leer las cincuenta primeras páginas de tu obra.

Los ratones de biblioteca no necesariamente son de laboratorios, el tema es polémico, hay tantos inicios como autores, ese es su ADN, no hay libros de autoayuda, ni el de Jeff, pero aún así hay cierto oficio, cierto abc, que por lo menos los que no somos genios y pretendemos escribir bien, deberíamos considerarlo.

Tags: informe de lectura, promocion libros