La franquicia inmobiliaria recupera brío

El negocio de las franquicias inmobiliaria ha vuelto al punto de atención del emprendedor, tras el fracaso sufrido con el pinchazo de la burbuja. Nada menos que el setenta por ciento del campo desapareció. Un campo en el que había cuarenta y uno enseñas y cuatro mil cuatrocientos veintinueve locales que facturaban más de mil millones de euros y ocupaban a dieciocho y trescientos cuarenta personas entre dos mil seis y dos mil ocho.

«Hay treinta y uno enseñas, mil ciento tres establecimientos que facturan doscientos treinta y dos millones de euros y dan empleo a dos mil setecientos cuarenta y ocho personas», conforme Xavier Vallhonrat, presidente de la Asociación De España de Franquiciadores (AEF). Una criba que los especialistas valoran de forma positiva. «A lo largo de la crisis pudimos acudir a la retirada de micro operadores que maniobraban bajo una lógica especulativa que no aportaba valor ni a sus clientes del servicio ni al mercado y que habían crecido de forma desbocada», recuerda Ricardo Sousa, consejero encargado de Century veintiuno para España y Portugal, enseña con más de cuarenta años de experiencia.

La franquicia inmobiliaria es el tercer ámbito que más avanzó el año pasado, un veintitres por ciento , tras las marcas de belleza y estética y las de consultoría a empresas. «Están en el conjunto de actividades que medran a gran ritmo y que indican salud», apostilla Miguel Ángel Oroquieta, asociado directivo de la asesora T4 franchising en argentina. El negocio recobra atrayente de cara al emprendedor al calor de la mejora en el resto del campo inmobiliario, donde aumentan las compraventas de residencias. Asimismo por «las escasas barreras de entrada y la enorme rentabilidad que ofrece, como por las ayudas y comodidades que dan las entidades financieras», explica Fernando Ruiz, asesor ejecutivo de mundoFranquicia. Mas el gancho es una inversión moderada. Para abrir una franquicia se requieren unos treinta.000 euros de media. Si bien las cifran bailan conforme el estado y tamaño del local y la necesidad de contar con una imagen aproximadamente costosa, explica Oroquieta.Oficina de la enseña Don Piso, con 47 tiendas franquiciadas en España.

En Vilsa —que ha comenzado su expansión en franquicia este año—, la inversión concebida para una oficina de entre cincuenta y cien metros cuadrados para 4 puestos es de veintiuno.500 euros. En cambio, llega hasta los sesenta.000 euros en el caso de Re/Max, con cien oficinas en España y seis.986 en el planeta. Y a los ochenta euros para la marca de Century veintiuno, con treinta y ocho oficinas en el país y más de siete mil franquiciados en el planeta. Estas 2 marcas aconsejan locales a pie de calle con una superficie de cien metros cuadrados. Se trata de un desembolso intermedio entre una franquicia low-cost de portarles de Internet (de seis.000 a quince euros) y una de restauración, que supera sobradamente los ciento cincuenta euros.

«La facturación media por tienda está entre veinte y treinta.000 euros mensuales; bajo esta cantidad, malo», apunta Emiliano Bermúdez, directivo de Expansión de Don Piso. Lo frecuente es emplear a 4 o bien 5 personas por local, si bien muchas marchan con una o bien 2. Hay otra alternativa y es prescindir del local y abaratar costes: Alfa Inmobiliaria tiene treinta y tres emprendedores que han empezado la actividad desde un despacho profesional o bien desde su domicilio. En un caso así, la inversión una parte de seis.000 euros.

Es el menú que atrae el paladar del emprendedor, en el que conviven diferentes perfiles. «Los que procuran en estas tiendas una forma de autoempleo, capitalizando el paro, sin excesivos costos fijos mensuales suponen el sesenta por ciento del mercado, al tiempo que los emprendedores puros que pretenden administrar una minired de oficinas y cuentan con financiación son el treinta por ciento «, confima Bermúdez. Y desde dos mil quince los inversores han vuelto a poner sus ojos en este nicho. «El inversor que busca diversificar supone el diez por ciento de los fanquiciados y ciertos dejan el negocio a cargo de terceros», afirma el directivo de Expansión de Don Piso, con cuarenta y siete oficinas franquiciadas y previsión de abrir otras treinta en dos mil dieciseis.

Ahora bien, no es la panacea. «La rentabilidad aguardada no es para hacerse rico», informa Santiago Barbadillo, directivo general de la asesora Barbadillo y Asociados. Recuerda que no todo el planeta tiene perfil de franquiciado. «Hay que tener perfil comercial, trato con el usuario final, echarle horas de trabajo y adherirse a los ordenes de la central si bien sin perder iniciativa personal». Tener conocimientos anteriores del ámbito no es una barrera de entrada. En verdad, la mayor parte son extraños al ladrillo. Las marcas son las que deberían ocuparse de ofrecer capacitación. «La capacitación se comienza anteriormente a la apertura y los cursos se especializan en todas y cada una de las áreas que maneja el profesional inmobiliario en su día tras día», asevera Cristina Blanco, responsable de Marketing y Comunicación de Look & Find.

Esta es solo una de las múltiples cuestiones que todo emprendedor debe valorar en el momento de seleccionar una marca. «Escaparía de las franquicias sin canon de entrada y con royalties [importe que el franquiciador cobra por los servicios prestados] bajos por el hecho de que el valor añadido que van a aportar es cero», conforme Bermúdez. Y es que la central debe proveer imagen, marca, asesoría, capacitación, posicionamiento, tecnología y asistencia técnica, como una red propia. «Sin nada de esto más vale montar un negocio por tu cuenta», agrega el especialista. Las cantidades cambian de una red a otra mas de media el canon está entre diez.000 y veinte euros y los royalties mensuales van del seis por ciento al diez por ciento .

La sombra de la estafa de Vitaldent planea sobre el ámbito. Los especialistas aseguran que hay unas pautas a proseguir para eludir posibles fraudes y timos. «Es esencial examinar la solvencia y la evolución que ha tenido la enseña en los últimos tiempos, y solicitar la máxima información posible, tanto de la central franquiciadora como de los centros franquiciados. Asimismo es esencial ponerse en contacto con los franquiciados para poder contrastar la información que nos facilitan desde la central. Descartaremos aquellas franquicias que no nos faciliten los datos», recomienda Fernando Ruiz, de mundoFranquicia.

Comparte opinión Santiago Barbadillo quien, además de esto, anima a descubrir cuántos franquiciados se han ido de la cadena en los últimos tiempos. Hay un registro público en la Dirección General de Comercio Interior y, además de esto, «para saber si una marca es seria contamos con la AEF, la asociación responsable de administrar un registro. Es esencial contrastar que la marca forma parte como garantía», afirma Sousa, jefe de Century veintiuno en España y Portugal.