Si viajás a España, no te pierdas sus mejores fiestas

Si bien ya pasaron los carnavales, las conocidas Fallas de Valencia y la Semana Santa, que alcanza sus mayores dimensiones en pueblos de Andalucía, España prosigue de celebración a lo largo del año, y en especial a lo largo del verano. Estas son ciertas celebraciones imperdibles para quienes anden recorriendo el país de Cervantes y combines con los paquetes aereos que elijas.

MAYO

Festival de los Patios cordobeses. En la primera quincena de mayo, los patios de las casas de la urbe vieja de Córdoba, vieja capital del Califato, abren sus puertas para gozar de su belleza y la decoración de la herencia árabe. Córdoba es un mar de flores y un mar de gente que pasea por sus angostas calles para gozar los patios acicalados de flores y saborear las exquisiteces cordobesas. Los patios compiten entre sí por cuál es el más hermoso.

Feria del Caballo. En Jerez de la Frontera, cuna de los caldos de fama universal, hay actividades como camino de jinetes, enganches, pruebas hípicas y la designación del mejor carruaje. El flamenco y las corridas de toros son otros alicientes de la feria.

Peregrinación a la aldea del Rocío. Es una de las romerías más conocidas y tumultarias de Europa, que ha sido visitada por personalidades como el Papa Juan Pablo II. La noche del domingo de Pentecostés, miles y miles de romeros sacan en procesión a la virgen del Rocío a lo largo de toda la madrugada. Es el punto y final de una semana en la que más de ciento veinte fraternidades marchan desde todos y cada uno de los puntos de España y de otros países cara la aldea del Rocío, en la costa suroeste de España.En la Semana Grande de Bilbao hay decenas de puestos ("txosnas") y bares para saborear los tradicionales “pintxos”.

Las provincias de Huelva, Cádiz y Sevilla, donde se asentaba el mítico reino de Tartessos, es un hervidero de peregrinos a pie, a caballo o bien en carriolas hermosamente adornadas, que comparten el ahínco, el jamón y el vino para hacer más ligero el duro camino que atraviesa los médanos y bosques del Parque Nacional de Doñana hasta la aldea del Rocío; lo más similar a un enorme poblado del lejano oeste donde se mezclan la oración, los bailes y los cantos por sevillanas.

JUNIO

Fogatas de San Juan. A lo largo de múltiples días en Alicante, a riberas del Mediterráneo, las protagonistas son enormes figuras de cartón y madera que se queman en la noche de San Juan. Los acontecimientos empiezan con la colocación de las fogatas y las “barracas”, donde se efectúan las fiestas populares y se degustan empanadas de atún, cebolla y piñones. A las doce de la noche del veinticuatro llegan los fuegos de artificio y, entonces, las fogatas repartidas por toda la urbe arden entre alegres bailes y cantos, mientras que los bomberos lanzan agua a los asistentes, en la “banyá”.

En A Coruña (Galicia) a lo largo de todo el veintitres de junio hay desfiles con música, gaitas, bailes tradicionales y comparsas de gigantes y cabezudos. La plaza de María Pita es el escenario de un festival musical, mientras que las sardinas asadas invaden la urbe en el momento de la cena. A medianoche, una gigantesca fogata arde en las playas de Riazor y Orzán, recibiendo al verano.

San Fermín. “Un espectáculo capaz de hacer que uno se levante de la cama a las 5 y media de la mañana a lo largo de múltiples días seguidos», afirmó Ernest Hemingway sobre los encierros de San Fermín, en Pamplona. El seis de julio, ya antes del mediodía, miles y miles de personas vestidas con el habitual traje blanco y colorado, con el pañuelo en alto, esperan a que desde el balcón del gobierno de la urbe, en la plaza del Municipio, se lance “el chupinazo”, que marca el inicio de 9 días de celebración. La fama mundial es sobre todo por los 3 minutos intensos, de emoción y peligro, de los “encierros”: todas y cada una de las mañanas, en una carrera mareante, miles y miles de personas corren delante de los toros por el casco viejo hasta llegar a la plaza de toros. Asimismo están las peñas sanfermineras, que montan una celebración opción alternativa con canciones, bailes y gracietas. El catorce de julio, la Plaza del Municipio es nuevamente punto de asamblea para miles y miles de personas que, con candelas encendidas y cantando “Pobre de mí”, despiden los Sanfermines hasta el próximo año.

Ver mas en https://www.despegar.com.ar/