Una etapa para disfrutar

La expectativa de vida se extiende y la mujer transcurre una tercera parte de su existencia en etapa de climaterio. Un razón más que esencial para saber qué sucede en el organismo y de esta forma sostener una buena calidad de vida.

Pese a los estudios hormonales que determinan la función ovárica, no se puede pronosticar en qué momento desaparece la regla, por ese motivo se determina en forma retrospectiva un año tras la primera falta, explica la doctora Doris Rodríguez Vidal, especialista en climaterio, ginecología y obstetricia, y enseñante de la UBA.

A los cuarenta, la mujer experimenta un descenso esencial del nivel de hormonas androgénicas (la mitad de las que tenía a los veinte), que cumplen múltiples funciones: sostienen la masa ósea y el tono muscular. Y actúan en procesos relacionados con la actividad sexual y la energía vinculada con el cerebro.

Hay mujeres que dejan de menstruar y no aprecian ningún cambio, otras sufren sofocos que pueden perdurar un tiempo o bien persistir. Este es el síntoma más habitual que lleva a la consulta médica, comenta Rodríguez Vidal.

Sobre terapias hormonales, solo se aconsejan en casos muy puntuales donde se altere de forma esencial la calidad de vida. En lo que se refiere a los tratamientos con hormonas no son peligrosos cuando los señala y controla el médico, en los tiempos y las dosis adecuadas.

Huesos
La doctora Laura Maffei, endocrinóloga y osteóloga, explica que la carencia de estrógenos acelera la pérdida de hueso y pone a ciertas mujeres bajo riesgo de tener osteoporosis. Merece la pena efectuar una consulta precautoria al especialista. El primer síntoma acostumbra a ser una fractura.Image result for estetica

Nutrición
La carencia de estrógenos hace que se deba prestar mayor atención a la nutrición. La doctora Lorena Casiva, especialista en alimentación y estética, aconseja comer hortalizas verdes como brócoli, espinaca y acelga; semillas de sésamo, nueces o bien almendras, porotos alubias y también higos. Es preciso cubrir mil quinientos miligramos de calcio al día, que equivale a 3 casetes de queso Port Salut, o bien 2 youghourts y un vaso de leche. Asimismo es imprescindible eludir o bien reducir el consumo de café y alcohol, que alteran la absorción de calcio, como el empleo excesivo de sal.

Dieta y ejercicio
Ejercitar treinta minutos diarios, aparte de abrasar grasas, ayuda a sostener el buen estado de los huesos, músculos y las articulaciones. Exponerse al sol activa la síntesis de vitamina liposoluble D. Casiva está segura de que si se combina dieta y ejercicio, lo más probable es que no se necesite añadir suplementos para sostener la masa ósea en estupendas condiciones.

Pelo
La enorme mayoría de las mujeres, desde los cincuenta años, tiene el pelo fino, seco, frágil y sin brillo por la mengua de estrógenos. Afirma la dermatóloga Velia Lemel que si bien no haya caída, la apariencia es de menor cantidad de pelo. Y si se le suman antecedentes hereditarios de pérdida del cabello androgenética la situación empeora. Un control sobre el funcionamiento de la hormona tiroides no viene mal, de igual manera que descartar inconvenientes de anemia. Tener una dieta conveniente ayuda, aseguran desde Clinica Lemel. Agregar proteínas, hierro, aminoácidos y biotina. Asimismo oligoelementos como el zinc y el cobre, y las vitaminas Y también, B y C.

Se sugieren los tratamientos de mesoterapia con vitaminas, aminoácidos, minoxidil, ácido retinoico y finasteride (no se debe utilizar en mujeres de edad fértil). Por vía oral, aminoácidos y vitaminas que mejoran brillo y grosor.

Piel
Los estrógenos actúan esencialmente en la epidermis y dermis (primera y segunda capa de la piel). El doctor Ezequiel Chouela, dermatólogo de Cemic, explica que la mengua de esta hormona en la epidermis genera atrofia. La piel se vuelve más fina y se deseca, lo que lleva, de entrada, a la capacitación de arrugas finas. Y con el paso del tiempo, la minoración de esta hormona lleva a una menor síntesis de colágeno en la dermis. Aparecen arrugas más marcadas y flaccidez. Estos cambios son acelarados por el tabaquismo, el alcohol y los rayos ultravioletas.

Se recomiendan antioxidantes, que reducen los signos del fotoenvejecimiento. A veces se señalan suplementos de vitaminas, si bien está comprobado que no marcan enormes diferencias.

La doctora Agustina Vila Echagüe, especialista del Laser Fellow del Wellman Center for Dermatology, en Harvard, asegura que el colágeno perdido se puede regenerar a través de el empleo de láseres y radiofrecuencia fraccionada. Y que hay láseres concretos que crean áreas de inflamación y destrucción controlada que estimulan la regeneración de las fibras colágenas y de las fibras flexibles.