VAPEAR TAMBIÉN ES BUENO PARA EL MEDIO AMBIENTE

Todos conocemos ya las ventajas del vapeo frente al tabaco para todos y cada uno de los que somos usuarios de vaporizadores personales. Al lado de los estudios científicos, es indiscutible que todos nos hemos sentido mejor al mudar el tabaco por el cigarrillo electronico argentina, nuestra capacidad pulmonar ha aumentado, nos fatigamos menos y somos más capaces en el momento de practicar deporte, no obstante, no solo nuestro cuerpo, y las personas que viven con nosotros nos lo agradecerán, ¡la madre naturaleza asimismo!

Si te estas preguntando el motivo vapear un cigarrillo vaporizador asimismo es mejor que fumar para el medioambiente, en el artículo te revelamos los motivos.

Primeramente, nos vamos a centrar en el proceso productivo de uno y otro. En lo que concierne al tabaco, este precisa de muy grandes extensiones de terreno destinados al cultivo de la planta, lo que por una parte promueve la deforestación, la destrucción de hábitat naturales de muchas especies animales y la destrucción de comunidades en países del tercer planeta. Esta deforestación no tiene ningún sentido, pues no se trata de cultivos con finalidad en la cadena alimentaria, si no que se trata de cultivos cuya única finalidad es conseguir dinero a costa de la salud de las personas. Además de esto, habitualmente es capaz de mover otros cultivos, dada la mayor rentabilidad, promoviendo asimismo en países del tercer planeta la escasez de ciertos comestibles, al dejar de cultivarse en menoscabo del tabaco. Por contra, la fabricación de y también-líquidos, no precisa de grandes extensiones de tierra, en tanto que los primordiales componentes son la Glicerina Vegetal (VG) y el Propilenglicol(PG). En el caso de la glicerina vegetal se puede conseguir como producto secundario de plantaciones con finalidad eminentemente agroalimentaria como puede ser el maiz, y el propilenglicol se fabrica en laboratorio.

Los pesticidas precisos para el mantenimiento de estas plantaciones, asimismo generan serios problemas en el medioambiente, contribuyendo asimismo al efecto invernadero y al cambio climático, intoxicando a muchos animales que no son objetivos de estos pesticidas y contaminando acuíferos, que habitualmente pueden aprovisionar de agua para consumo humano.

Por otra parte, el proceso de recogida y transporte de las ingentes cantidades de plantas tabaco, precisan de gran cantidad de maquinaria que marcha con comburentes fósiles, lo que asimismo contribuye a apresurar el efecto invernadero y por lo tanto el cambio climático.

En otro orden, el tabaco y el hábito de fumar está tras muchos de los incendios que se generan en los bosques sobre todo en verano, incendios que habitualmente asuelan cientos o bien miles y miles de hectáreas, lo que genera todo género de inconvenientes en el ecosistema. En el caso del vapeo, es casi imposible provocar un incendio, y menos en el campo, al no existir un factor que genere combustión y que además de esto sea de un uso.

En lo que se refiere a los restos, el tabaco genera millones de toneladas de restos, muchos de estos restos en forma de colillas. Estas colillas tienen el inconveniente añadido de ir empapadas en gran cantidad de productos tóxicos, desde metales pesados hasta pesticidas. El almacenaje en vertederos de estas colillas aumenta sensiblemente las extensiones dedicadas a estos camposantos de basuras y pueden contribuir a dañar el ecosistema. En lo relativo a los líquidos para vapear, sus envases muy frecuentemente están fabricados con plásticos biodegradables, vidrio o bien plásticos reciclados, en este sentido animamos a adquirir líquidos cuyos envases sean respetuosos con el medioambiente.

Para finalizar, en el planeta se fuman por año unos seis billones con b (un millón de millones) de cigarros, cada uno de ellos lanzado humo cargado de dióxido de carbono a la atmosfera, que es uno de los primordiales gases causantes del efecto invernadero y el cambio climático. Por el contra, el vapor de los cigarros electrónicos, no semeja tener efecto alguno en este sentido.

Finalmente, sabemos que el “vapeador pasivo” por las peculiaridades del vapor, tiene mucha menos penetración en las vías respiratorias, que el humo, o sea recibe mucha menos cantidad de vapor en sus pulmones, en proporción al humo que reciben los fumadores pasivos.

Por estos motivos, es esencial regresar a recalcar que no solo tu cuerpo te agradecerá el mudar cigarros analógicos por cigarros electrónicos, asimismo el medioambiente y tu ambiente normalmente.

Si te ha agradado este artículo por favor comparte en las redes sociales. ¡¡ Gracias!!