Una disculpa usual para no hacer un curso, ir de compras o bien hacer cualquier otra administración que bien se puede aplazar, es exactamente la carencia de tiempo y de este modo le vamos dando larga a