En el madrileño hotel Ritz todo es suave, blando, dorado, lujoso. Una mañana laborable, los distinguidos clientes se sientan en los butacones y sofás del hall principal y charlan de sus cosas -probablemente importantes- mientras un pianista