Nunca fue tan fácil conseguir dinero de extraños que apuestan por ti sin ni siquiera conocerte. Internet está repleto de campañas de crowdfunding (financiación colectiva) que piden donaciones económicas para todo tipo de cosas: desde proyectos personales