El ozono mejora la función cerebral, ayuda a las mitocondrias a producir más energía, mata las bacterias intestinales dañinas y el moho tóxico, acelera la cicatrización de heridas, disminuye la inflamación y fortalece los dientes y las