Me encantan los cruceros. Hubo un tiempo en que pensaba que no eran para mi. Pero“Nunca digas nunca“. Fue probar el primero (una maravillosa experiencia a bordo del Serenity de Crystal Cruises) y hacerme fan absoluta. De