Sería complicado, fatigoso o bien obsceno para cualquier melómano explicarles a el resto las razones por las cuales ciertos discos ocupan un sitio de forma perpetua en sus fibras más íntimas desde la primera vez que los