La Costa Atlántica es el destino tradicional preferido por los argentinos para disfrutar del receso veraniego y escaparle a la rutina que los persigue el resto del año en la «jungla de cemento». Pero el «Turista 2.0»